martes, 15 de noviembre de 2011

Indroduccion a los Eddas mitologia escandinava

Los Eddas introducción (primera parte)

Escribe Javier R. Cinacchi
Fuente consultada los Eddas traducción D. A de los Ríos (impreso en 1856):
Los Eddas son la mitología de los antiguos escandinavos, algo así como su Ilíada. En su poética muestra leyendas, dioses, y deja ver en parte la forma de vida y las creencias de esta antigua civilización. ¿Quién no ha oído incluso actualmente alguna leyenda sobre Odin, o Thor? Además habla de otros acontecimientos, por ejemplo con un parecido de algunos puntos con el Génesis, la guerra de Troya, y no faltan historias de Atila, entre otras. Los Eddas son como una antología de leyendas y textos que han logrado perdurar.

En los Eddas (no me refiero a la extensión), se encuentran escritos de los poetas aventureros, los skaldas; semejantes, aunque en otros lugares, a los trovadores. Por tal motivo, posee en sus relatos incoherencias, lagunas, y similares; es una obra literaria en la cual se han perdido partes; y de las cuales la forman, algunos autores en carácter de poetas haciendo uso de su don artístico, y no historiadores narrando crónicas, y mucho menos escribas religiosos. No obstante esto, es una ventana a una cultura del pasado, y de las pocas que se conservan. Asimismo muchas narraciones, o párrafos, son muy hermosos, de una lírica muy buena.

Si nos basamos con algo de rigor, sólo nos centraríamos en una parte del Edda; pero si se busca comprenderlo no estaría mal prestar atención o comenzar por lo que fue su ampliación o comentario. Escrito originalmente en prosa, el Edda de Sturleson. Sturleson era un sabio historiador norruego que vivió a principios del siglo XIII, es considerado el autor del Edda en prosa y facilita la interpretación del Edda poético (“Edda de Saemund”).

Dos párrafos de Edda de Sturleson:
(...) “Los hombres, pues, compararon las montañas y las piedras a los dientes y a los huesos de las criaturas; creyeron que, bajo diferentes aspectos, la tierra era un cuerpo viviente; que era en extremo antigua y vigorosa. A todo daba vida, y recibía en su seno cuanto moría. Por esto los hombres le dieron un nombre, y dijeron que procedían de ella” (Esto lo cuenta luego de relatar que generaciones se habían apartado de Dios, incluso luego de la inundación que cubrió la tierra por castigo divino, después que  se habían apartado los descendientes de Adan y Eva de Dios, volviéndose orgullosos. La cita mencionada es del texto del Eddas en prosa, a modo de prólogo.)

Como surge el dios Saturno, o mejor dicho el hombre Saturno al cual algunos lo consideraron luego un dios, en los antiguos pueblos. Esto según el Edda, esta parte se supone es escrita por un antiguo  historiador, valga la aclaración cristiano.

Más adelante en la historia, luego de mencionar por ejemplo a la idolatría que se dio con Zoroastro, y a la grandeza que en aquel momento tenía Troya entre los hombres; se expresa en el Edda de Sturleson (el edda en prosa) el siguiente texto:

“5. Saturno habitaba en una isla del archipiélago llamada Creta. Era mas grande, mas fuerte, mas hermoso que los demás hombres, y tan notable por su inteligencia como por su exterior. Muchas artes le deben el ser. Su habilidad en la magia negra era tan grande, que conocía el porvenir. Saturno conocía los minerales, y de ellos hizo oro; lo que no tardó en hacerle poderoso. Asimismo predecía las cosechas. Estos y otros motivos movieron a los cretenses a proclamarle Rey de su isla, y cuando la hubo gobernado algún tiempo, la abundancia fue general. El oro era tan común en la isla de Creta, que toda la moneda se fabricaba de este metal, y los cretenses nunca tuvieron que deplorar malas cosechas. Todos los países podían, por consecuencia, proveerse en aquella isla. Esta grande habilidad de Saturno, y las extraordinarias dotes que poseía, hicieron creer que era un dios. De aquí resultó entre los cretenses y macedonios, un error semejante al de los asirios y caldeos respecto a Zoroastro. Cuando por su parte vio Saturno los beneficios de que el pueblo le era deudor, se proclamó  a sí mismo dios y dueño del cielo y de la tierra.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario