viernes, 13 de abril de 2012

Guaranies

Los Guaraníes (*)

En esta lectura cultural corta, se menciona un poco de los Guaraníes, llegaron a ser una gran nación entre los pueblos originarios, y de una forma especial.

Hace unos milenios de años, los guaraníes, habitantes de una tradición selvática que se desplazaron en distintas direcciones de Sudamérica, cubrieron gran parte del Brasil, y descendieron hasta el sur, y hasta los deltas del Uruguay y Paraná en la confluencia con el Plata. Y hacia el oeste con Bolivia y con Salta (Argentina). Aquella comunidad que tenía un mismo idioma, conocido como el guaraní, avanzaba en distintos frentes inspirados por los valientes. Un principio de esta gran nación guaraní fue y es igualdad y solidaridad.
Sobreviven en la Argentina alrededor de 5000 habitantes, distribuidos entre Misiones y alrededor de Posadas.

Un antiguo mito o leyenda cuenta o asegura que los hermanos Tupi y Guaraní llegaron a la selva brasilera procedente de la región misteriosa del otro lado del mar, allí instalaron su aldea con sus casas comunales y sembraron las tierras con maíz, porotos, calabazas, y otras semillas. Vivieron en paz hasta que las peleas entre los compañeros hicieron difícil la convivencia entre los hermanos. Entonces el mayor Tupi se fue hacia el norte y Guaraní hacia Guayra, dispersándose por el sur de Brasil, Paraguay, Argentina. En la cultura tupi-guaraní todas las manifestaciones míticas, sean de héroes culturales o de relatos de variadas circunstancia se complementa y parten de un mismo dinamismo.
Mas allá de los detalles y de la realidad que viven, resulta apasionante dilucidar de una cultura que la define como legitima frente a las demás.

Los tupi-guaraní tenían y tienen sus propios mitos, sus propias explicaciones de la realidad que concebían y conciben hoy en día, como una unidad en que se van manifestando realidades en distintos tiempos. Vivían y viven sus mitos explicados de un cosmos y héroes mitológicos que se transformaban, de hechos, en modelos y espejos de una forma de ser o identidad. Tuvieron y tienen sus códigos de convivencia exitosos por miles de años. Hasta que llego la soberanía, la filosofía y antropológica de los occidentales, incluyendo sus instituciones religiosas, que pasaron a ser los ideologos de la invasión junto al feudalismo y capitalismo que lo único que les interesa son los recursos, la tierra y disponer de mano cautiva.

Una de la filosofía de vida de los guaraníes son no-propiedad privada y la solidaridad en la igualdad.

Organización social política: Los guaraníes consideran que toda guerra “es contra el estado”. La red que identifica a la nación no se debe tanto a la estructura política cuanto a la mitología, idioma, solidaridad y respeto a la naturaleza a la que el hombre pertenece y no a la inversa. Por eso cuando
cazan, pescan o recolectan, piden permiso al “dueño”, respectivo de cada especie. Dentro de un sistema social que los pone en igualdad.
En términos generales se puede decir, que los tupi-guaraní constituyen una gran nación cimentada, sobre bases culturales, y no estrictamente en una cultura política que requiera la autoridad de un jefe máximo, con relación a todos sus caciques, ni supongan a instituciones intermedias y diferentes estratos sociales.

Antiguamente era característica en las aldeas guaraníes “la casa grande”. Una plaza cuadrangular era rodeada por varias de estas enormes casas, suficientemente espaciosa para albergar decenas de personas. La bóveda cubierta de hiervas, de hojas de palma o de corteza, albergaba una familia grande, comunidad de producción, de consumo o de vida espiritual y política.
Hileras de maderos separaban las habitaciones, de las familias individuales.

Para finalizar podemos decir, que la extensa sociedad guaraní, estaba constituida por cientos de aldeas, o comunidades muy unidas al interior de si misma y entre si, pero sin un poder central que los nucleara. Cada una cimentada en un mismo idioma, una misma mitología, en el respeto tanto por las aldeas agrupadas al cacique como de los individuos, en la igualdad de sus miembros y en la solidaridad, y respeto al uso de los recursos.

(*) Escribe S.V.C para http://leercadadiaalgo.blogspot.com.ar/ basado principalmente en el libro Aborígenes de la Argentina LOS GUARANIES; Autor : Juan José Rossi. Editorial Galerna

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada