viernes, 16 de diciembre de 2011

Identificación nacional

Identificación nacional

Escribe Javier R. Cinacchi
Fuente principal consultada, libro ADN Mapa genético de los defectos argentinos, del autor Jorge Lanata, (editorial Planeta).
Al leer este libro mencionado, encuentro muchas cosas interesante. La primera de ella que sale a la luz con preguntas que Jorge Lanata plantea acerca de si hay rasgos que caracterizan a una población de una Nación, si bien el libro se centra en relación a Argentina, es muy interesante en general; creo que no solo para los argentinos. De hecho hasta el prefacio es interesante.

En este, comienza relatándonos que el ADN es “la fórmula del hombre”, y que el 99,9% de el ADN en toda la humanidad es igual, ya sea en la población que sea, pese al color de piel que tenga, es un 99,9 % igual, el ADN. Del 1% que queda, la décima parte, dan las diferencias genéticas. Y entonces comenta: “Los científicos dirían que el “ruido de fondo” entre nosotros es casi nulo”. Entonces pienso: pero en realidad somos distintos, no en el sentido de lo físico por detalles, sino en el comportamiento. Opino, hay una cultura nacional, más una cultura individual; luego de esto, el individuo tiene sus pequeños rasgos o actitudes que nos diferencian, ¿muy pocas verdad?

Pese a esto hay algunas cosas que nos identifican como Nación, hay un cierto apego por el hogar, las costumbres, la religión, los prójimos; y guste o no el pasado, de alguna forma creo que ha influido en los habitantes ¿Y con la localización esto cambiará?

Jorge Lanata, también cuenta anécdotas que han ocurrido, esta que voy a relatar -por no caer en la copia-, por ejemplo me ha llamado la atención:

Florentino Ameghino, fue utilizado -comenta J. Lanata-, por las clases políticas y, intelectuales. Por distintos fines fue nombrado con diversos títulos, entre ellos el de sabio universal. Resulta que Ameghino descubrió fósiles, que pensó que eran de humanos, pese a ser de monos, pumas o de otro animal según el caso; y estaba tan convencido de sus descubrimientos que sus ideas no las cambió. De hecho fue con ellas tan lejos como pudo. Lo publicó en su libro “La antigüedad del hombre en el Plata” (1881), donde sostenía que el hombre y los mamíferos eran originarios de la pampa argentina, y a unas osamentas que encontró, decía que pertenecían a lo que llamó “Homo pampeanus”.

Personalmente las teorías relacionadas en algo con Darwin, la evolución de los seres a partir de otros que van mutando a lo largo de periodos de tiempos inmensos, no las creo ni remotamente; lejos de ocasionarme risa la actitud de Ameghino, me genera admiración por el grado de su coraje al proclamar las ideas que consideraba correctas. Según cuenta Lanata “La potencia de Ameghino provocó un gran escándalo en el Congreso Internacional de Americanistas de Paris, en 1879”, donde Ameghino expone sus ideas, las cuales no fueron aceptadas, y fue objeto de burlas.

Pero esto no quedó ahí, la diligencia de aquel entonces, mediante el gobierno de la provincia de Buenos Aires, edita sus obras completas, y Ricardo Rojas, lo declara “arquetipo de la argentinidad”, se añadió su figura en los libros de la primaria, etc.

Presupongo, estos son intentos de forjar una identificación nacional para que asuman los ciudadanos, un amor por y seguir el ejemplo de ciudadanos de una Nación en la cual se habita, o incluso una búsqueda de elevar el estatus cultural. Personalmente como argentino, me hubiera gustado más por ejemplo que se hubiera respetado a los pueblos originarios y no haberlos desprestigiado y masacrado por sus tierras, y allí sí estaría contento por ejemplo de tal respeto, y me hubiera sentido identificado; y no por una teoría. Pero esto sucedió ya hace considerable cantidad de años, no es lo mismo vivir en esa época, que opinar desde esta, viendo el pasado. Y ya que lo he mencionado ¿Que tan bien cuidados están actualmente los pueblos originarios por el gobierno argentino?

Volviendo al tema del libro, J. Lanata expresa que Ameghino, en sus últimos años de vida escribió en los Anales del Museo Nacional (1909): “Muchos antropólogos, asi también algunos paleontólogos, dudan acerca del fémur descripto bajo el nombre de tetraprothomo. Hay quienes lo creen de un simio inferior, otros lo atribuyen a un lemúrido, otros creen que debe pertenecer a un carnicero (...) Jamás he tenido la pretensión de la infalibilidad, admito, pues, la posibilidad de haberme engañado”.

Debo ya ir terminando con esta lectura, ocurría que lejos de querer dar apoyo a los pueblos originarios, se buscaba en tal entonces mostrar una superioridad intelectual, oponiendo civilización-barbarie, haciendo propaganda... de distinto tipo. He leído por ejemplo en una revista de cultua, Ñ, sobre una cueva con grabados de los pueblo originario, que recién se la cuida relativamente hace poco... claro, era una señal de los habitantes de la tierra originales, los que estuvieron desde hace mucho antes.

En el libro de Jorge Lanata, ADN mapa genético de los defectos argentinos, se van dando distintas muestras de como se va formando o buscando una identidad nacional. Repito un libro interesante para leer, esta nota ha sido un simple comentario a nivel cultural, de ninguna manera un resumen, y si bien he planteado opiniones, cada tema también da para mucho. Espero así despertar interés por parte de distintos temas.
http://leercadadiaalgo.blogspot.com/2011/12/identificacion-nacional.html

Nota: Esta lectura de ninguna manera agota el tema que trata, Cada país, e incluso grupo de personas va formando su identidad grupal; y hay muchos tipos de identidades. Simplemente deseé hablar un poco del tema a modo de lectura cultural del día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario