viernes, 26 de noviembre de 2010

Saber y conocerse para ser feliz?

La importancia del saber y conocer en ser feliz (ensayo)

Escribe Javier R. Cinacchi
Siempre vamos a ignorar muchas cosas, el todo supera grandemente a lo tan pequeño que somos. Pero por otra parte conocemos, que conocer, es bueno; si como humanidad hubiéramos llegado a una conclusión distinta, no hubiera habido por ejemplo ningún progreso social, o científico.

Resalto a parte del saber, el hecho de conocerse; un saber específico. Conocerse en el sentido de la intelectualidad, posibilidades, sentimientos, errores y capacidades de uno mismo. Es algo muy importante, para estar feliz.

Por mencionar dos ejemplos de la importancia del conocerse para ser feliz:

1. Supongamos, uno nace de forma tal que está predispuesto a ser buen poeta; le gusta a tal persona la poesía, y tiene talento en tal área; pero estudia ingeniería en sistemas porque deduce le conviene en lo económico. Tal vez le cuesta estudiar esta carrera, tal vez no, pero si añora la poesía y no puede dedicarse a ella por la ingeniería ¿podrá ser feliz? Opino carga un frustración -en especial si no le gusta para nada ingeniería en sistemas-, o si incluso no sabe lo que realmente le gusta; va a sentir una carencia.

2. Supongamos, una persona desea ser astronauta. Se esfuerza, pero ni siquiera se acerca a la meta. Sabe certeramente lo que le gusta, pero se entristece por no poder alcanzarlo. Si bien existe la ayuda de Dios, suerte, y/o cuestiones no previstas que pueden ayudar a concretar algo. Es muy probable que si se conoce bien, deduzca tal vez que no puede. ¿Podrá ser feliz esforzándose por algo que nunca alcanzará? Este es un ejemplo más complicado que el anterior, pero... creo que el conocerse ayuda a ser feliz, hay muchas cosas que se podría ser y/o hacer en esta vida ¿no encontraría nada que le guste ajeno a ser astronauta? ¿Cuánto le dedicó a ver otras alternativas?

De esta forma se nos presenta una vida generalmente difícil, y con relativamente poco tiempo. Una lucha interior puede gestarse muchas veces, incógnitas, dudas, el tener que afrontar una competivilidad extrema, el medio que nos rodea, el factor económico, etcétera.

Opino, conocerse, ayuda a vivir en armonía. Y, el conocer amplia posibilidades. La cultura general, incluso nos puede llevar a descubrir nuevas pasiones. Pero no todo es aprender, el disfrutar es algo muy importante. Asimismo, no todo son disfrutes continuos. Y es imposible querer disfrutar de todo aquello que requiera un esfuerzo para alcanzarlo dedicándole tiempo; ya que muy probablemente no se le puede dedicar tiempo a más de una o dos cosas a la vez. Algunos tienen la capacidad de ver lo bueno y divertido de cada ciencia, o actividad que sea buena; obviamente no se pueden hacer todas las posibilidades que existen. Hay que elegir pocas.

Algunas preguntas para orientar el pensamiento o filosofar, en relación a la influencia del conocer en la felicidad:

Algunas personas opinan, que todo conocimiento adquirido es beneficioso para el sujeto. Opino que no siempre es así. ¿Para qué me sirve el conocimiento en X tema y su aplicación, si luego viviré en angustia por no haberme dedicado a Z?
¿Cómo encuentro lo que realmente me gusta? ¿Con cultura general? ¿Pero y si no me gusta estudiar?
¿Entonces me guío por sentimientos y por la razón?
¿La felicidad y la sabiduría van de la mano? ¿Se puede ser sabio conociendo en relación a los demás muy poco?
¿Cómo se invierte el tiempo para ser feliz? ¿se está bien encaminado? ¿y cuando sea una persona mayor?
¿Hace feliz lo que aburre?
¿Vivo sólo el presente, el momento?¿Y luego que opciones tendré?
(Estas respuestas no te las tengo que dar yo, las tienes que hallar tú.)

El tema es largo pero por ultimo comento:
Deduzco a partir de lo dicho: Si alguien tiene pasión racional por algo bueno, o que no haga daño; por ejemplo las flores. Es obvio que aquel que su pasión racional sea totalmente distinta, no lo comprenda. Salvo que al menos sea sabio y/o conozca o reconozca a la pasión racional por desempeñarse en un área que sea buena en la vida.
Lo económico: Generalmente debemos tenerlo en cuenta. Por ejemplo en el caso del ejemplo anterior número uno; es obvio que es más redituable o más fácil de comercializar una actividad de ingeniería en sistemas que la de escribir poemas; y es muy difícil escribir bellos poemas con hambre, frío, deudas, etcétera.

Creo que este tema planteado, es importante al menos pensarlo de vez en cuando a lo largo de los años; por tal motivo lo he expresado aquí.
http://leercadadiaalgo.blogspot.com/

2 comentarios:

  1. Bueno, a mi no me gusta escribir poesía, pero me gusta la música. Entonces, si yo quiero estudiar ingeniería en sistemas porque me llevo bien con las computadoras, ¿seré infeliz por no haber estudiado música? Na... simplemente seré un ingeniero en sistemas que le gusta tocar la guitarra y lo hace siempre que puede, forma una pequeña banda con amigos solamente porque les agrada, y no con intenciones lucrativas(creo que así se dice). Entonces fui feliz... ¿?

    ResponderEliminar
  2. Es muy bueno, y una gran alegría por ejemplo que te guste la música y lograr tener una banda, aunque sea en el tiempo libre.
    La felicidad perfecta, no sé si existe en la Tierra. A veces uno trabaja mucho para darse un gusto. Lo ideal creo es darse el gusto, y tener un trabajo que guste.

    ResponderEliminar