martes, 2 de noviembre de 2010

Progreso de las culturas

Progreso de las culturas (ensayo, opinión) Primera parte

Escribe Javier R. Cinacchi
No toda cultura es intelectual, es más, sospecho que en general la “cultura intelectual” no es la más adoptada por la población mundial. Hay una cultura que se vive en la calle, en oposición a un “en la casa”, o “en el colegio”, o afines. Esta cultura callejera no es igual en todos lados, y sí es sumando todas sus distintas manifestaciones, la más popular.

Me refiero a la cultura que viven pequeños grupos de personas cotidianamente, no a la expresión que tal vez algunos adopten por “tener calle”. Generalmente esta cultura es muy práctica, y rápida en las decisiones; generalmente se da donde todo transita rápidamente, y en un instante, puede suceder algo importante, lo cual no ocurre generalmente viendo televisión, leyendo, etc.

Muchas veces, alguien que termine en tal lado, no le va muy bien si no tiene tal cultura; o debe, le guste o no, aprenderla de querer permanecer en tal lado donde la “cultura de la calle” es la reinante. En esta cultura entran, formas de hablar, vestir, caminar, mirar, callar, actitudes corporales, e incluso presupongo, hay tendencias laborales, de creencias, y códigos éticos. Una simple remera que se use, puede ser un factor ideal, para ganarse la enemistad de un grupo; en una cultura donde una remera expresa el grupo al cual se pertenece, y los hay muy distintos para ellos, aunque sólo se fijen en pequeños detalles que los consideren grandes porque pueden ser justo aquellos con los que se diferencian. Ajeno a esto, sí existen culturas realmente muy distintas, pero incluso en ellas generalmente se encuentran también algunas similitudes.

¿Hay guerras de culturas? No sé la respuesta a esta pregunta, pero tal vez recién ahora podemos estar en la duda de la respuesta. Hubo un periodo de la historia, donde las culturas estuvieron muy enfrentadas, no obstante siempre parece ser se tendió a asimilar, adaptarse; esto lo vemos por ejemplo al adentrarnos en el mundo del arte, arquitectura, y religión, tema que por ser este un ensayo breve no mostraré ejemplos. Las culturas marcan diferencias, pero al correr de los años las próximas, como que se van reconociendo, acostumbrándose, al fin queriéndose y en algo mezclándose. Como la mayoría opta por lo práctico, la mayoría aceptamos sin mucho indagar, muchas cosas.

¿Acaso no estaremos cada uno marcado por la cultura heredada, e influidos por el lugar donde vivimos? Bueno, en parte Sigmund Freud dejó en claro alrededor del año 1900 que en la psicología del individuo, influye mucho la niñez.

Pero de repente cuando la persona va abandonando la niñez, muy probablemente se le presentan muchas culturas, incluyendo “la cultura de la calle”, al volverse adolescente. Se me ocurren tres posibilidades:

1. La persona con medios económicos tiene contacto con distintas culturas, incluyendo aunque generalmente de forma lejana “la de la calle”, del medio en el cual se mueve; pero ignorando generalmente la de otros pequeños grupos aislados.
2. La persona sin medios económicos, sólo tiene generalmente a mano “la cultura de la calle”; como mucho alguna proximidad con conocidos de otras culturas, por ejemplo provenientes de otros países o zonas; pero generalmente, al estar juntos en un mismo lugar, pues se tiende a adoptar lo más práctico.
3. Personas que no les interesa para nada la cultura de los demás, y juzgan según la suya; lo cual le genera, aislarse o conflictos.

¡Qué pasará con todas estas diferencias! Presupongo nos acostumbraremos a ver lo distinto, y a ser más tolerantes siempre y cuando, no haya algo que todos consideramos malo, como ser el robo, corrupción, violencia, odio a la vida, etcétera.
Leer cada día algo http://leercadadiaalgo.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario