jueves, 18 de noviembre de 2010

Sigmund Freud, y la sicologia

Sicoanálisis, sicología, y Sigmund Freud

Escribe Javier R. Cinacchi, desde una perspectiva de cultura general.
Hay un antes y un después en la intimidad de la gente, su percepción, y el tratamiento de enfermedades mentales; luego de las teorías de Sigmund Freud.

Si bien son positivas en el caso de solucionar algunos problemas e intentar conocernos, hay teorías controversiales, y ajeno a la terapia o medicina; algunos utilizan la psicología para algún beneficio o fin distinto. Luego actualmente muchos conocen algo de sicología a nivel no profesional, extendiéndose así, un poco entre la cultura. En charlas cotidianas puede estar algunos de sus rasgos presentes, en especial en los que les gusta el tema, y/o en los que tienen considerable literatura y cultura actual. Pero al no conocer bien, es fácil equivocarse.

Incluso en novelas, películas, y distintas publicaciones y obras, se muestran pequeños conocimientos de sicología y sicoanálisis.

En su momento críticas golpearon fuertemente a Sigmund Freud, por sus teorías. Con sus técnicas y publicaciones tocó puntos sensibles en la sociedad. Por otra parte, propuso un mejor tratamiento a algunas enfermedades mentales de los que ya había. Aunque, tenía su considerable costo y dificultad alrededor del año 1930, tener acceso a estas terapias que recién estaban surgiendo: la cura de algunas enfermedades mentales por medio del diálogo.

Por un lado se dió un avance en la ciencia, por el otro un retroceso en la intimidad; actualmente incluso muchos estudian sicología en áreas relacionadas con ventas, marketing, y liderazgo, por sólo mencionar algunas. No estoy en contra de la sicología o el sicoanálisis, me agrada que nos conozcamos más; pero, considero necesario que todos sepan, que por ejemplo en una publicidad, pueden estarse usando técnicas psicológicas para que uno se vea motivado a comprar un producto; que hay posturas corporales adoptadas, para influir en el interlocutor; que se analizan a veces hasta las posturas corporales y hacia donde se mira, en una entrevista laboral; que cuando te preguntan: “dí lo primero que se te pasa por la mente”, “qué soñaste”, en realidad se está preguntando mucho; etcétera. ¿Es justo esto? No lo sé, pero cada vez somos más transparentes.

Sigmund Freud, logrando seguidores y críticos mediante sus teorías, modificó la percepción de considerable parte de la humanidad sobre la psiquis, el comportamiento, y los sueños. Pero ¿Qué hizo Sigmund Freud? Un método para a partir de detalles llegar al inconsciente, de esta forma por cuestiones que antes de él parecían insignificantes, se llegan a otras que sí poseen importancia incluso para el tratamiento de trastornos mentales.  Estos detalles por ejemplo son los sueños, actos fallidos, trastornos repetitivos, análisis de la niñés, olvidos, etcétera.

Un dato interesante, recién a principios del 1600 se comienza a hablar del inconsciente (sinrazón), por René Descartes. El término es utilizado por primera vez en la lengua francesa por el escritor suizo Henri Amiel (1821-1881). La filosofía alemana fue la primera en adoptarla. Sigmund Freud, es austriaco, en Viena, donde se trasladó junto con sus padres de niño, el idioma oficial es el alemán; además estuvo muy interesado por la filosofía.

Pero ¿por qué algunos lo odian tanto? Ocurre que S. Freud desarrollaba teorías, que no todos aceptaban; y no faltó oportunidad en que contestaba a la crítica de forma para nada simpática, hasta incluso diciendo que si lo criticaban era sinónimo de que iba por buen camino, ya que se estaba manifestando la represión. No siempre contestaba así, pero a veces sí. El problema es que manifestaba teorías, que el tomó como verdades, o sin tomarlas como verdades, y aun diciendo que era una hipótesis lo atacaban muchos. Se repetía “Freud dice qué ...” y no “Freud dice que puede ser que...”. Si bien abrió un camino, y él mismo expresa muchas veces que simplemente estaba trazando, investigando, etc. trataba temas sensibles: sexualidad, abuso, primeros años de la niñés, conflictos con los padres, amor y odio, incesto, avaricia, religión, histeria con teorías innovadoras que desarrolló, y su tema más mencionado es el de la líbido proveniente principalmente de impulsos sexuales. Entonces, Sigmund Freud, con sus distintas polémicas, ideas, y especial personalidad; es un tema que vuelve una y otra vez, se lo menciona mucho. Se lo considera “el padre del sicoanálisis”, y se volvió un punto de referencia y debate.

Sus primeros trabajos son en relación a la histeria, donde afirma que trastornos dados no son corporales como se creía, sino síntomas de defensas que el sujeto presenta, como producto de traumas.

En sus inicios como neúrologo Freud se había interesado mucho en el trabajo de un médico: Josef Breuer, que inicia el tratamiento de “Anna O.” (1880); es él, por aquel entonces famoso médico, quién comienza con tratamientos que luego investigaría Freud, un joven y desconocido médico. Breuer los abandonaría luego, por traerle conflictos personales con la paciente. S. Freud, no sólo ahonda en el estudio del caso, sino que se interesa por las reacciones psicológicas de Breuer y su esposa... quedaron enemistados.

Anteriormente, ya rondaban noticias, intereses o críticas en relación al hipnotismo y mesmerismo, además de ser conocido en algunas tesis, o por medio de filósofos, ideas sobre el inconsciente. Es decir, había un ambiente propicio para el surgimiento del sicoanálisis; S. Freud, de personalidad muy especial... se aferró y no dejó pasar detalle alguno en sus interpretaciones que manifestaba, psicoanalizando incluso a colegas, pacientes, amigos, y un poco a sí mismo (era muy reservado, incluso tímido).

Sigmund Freud, fue un revolucionario. Luego, en sicología se continúa avanzando, pero podría decirse fue él dio los primeros pasos, con la suficiente fuerza como para que otros continuaran, afirmándolo o negándolo, en la investigación psicoanalítica. Una persona influyente incluso aún, en la cultura actual.

Texto publicado originariamente en Leeralgointeresante.com.ar, puntualmente en: Lectura Sigmund Freud y el sicoanálisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario