martes, 16 de noviembre de 2010

Vivir en paz la sociedad, ensayo

Ensayo: Vivir en paz la sociedad

Escribe Javier R. Cinacchi
A muy grandes rasgos, sin ánimos de ofender a alguien ni a ningún grupo o formas de pensamiento. Desde la perspectiva de expresar un punto de vista, realizo esta lectura a modo de ensayo, en la cual dejo constancia de que puedo haberme equivocado en algo o en mi deducción. Me gusta de vez en cuando, no sólo mirar al pasado y el presente; también mirar el futuro. Es bueno preguntarse: ¿Hacia dónde vamos? ¿Dónde terminaremos? Señalo con números entre paréntesis a los periodos que expresan:

(1) Hubo un momento en la historia, en la cual las civilizaciones observaban la naturaleza, el cosmos, e intentaban vivir en paz con la naturaleza.
(2) Luego, comienzan a surgir roces, peleas por el dominio, peleas entre civilizaciones, tecnología y maquinaria de guerra. No se preocupan por la naturaleza, la consumían. Buscan el dominio o subsistir. Se propagan dominios de distinto tipo.
(3) La sociedad toma conciencia de que las guerras son malas siempre; de que si no se cuida la naturaleza no se podrá vivir, de que las culturas son hermosas, a tal punto que lo primero que se dice de alguien culturalmente distinto es: “hablame de tu cultura” y no: “hacete de mi cultura”, hay paz ya que se busca la justicia, y se es justo.

Cuando se estaba en el punto (1), se desconocía mucho. Ni siquiera se conocían todos los pueblos que habían en la tierra. Al conocerse se generan conflictos, y no faltó aquel que quería adueñarse del mundo conocido, esto se da especialmente en el punto (2). Luego se conoce mucho más (hablo hasta aproximadamente el 1850-1950), incluyendo la historia, en la cual entre otros, está lo absurdo de querer formar un gran imperio, todos se desmoronan. Un país, o imperio no se forman en años; se han formado en cientos, y miles de años marcando rasgos característicos.

Entre el (2) y el (3), creo que estamos actualmente; saliendo del (2). Entonces ahora volvemos al (1) en relación a buscar la armonía con la naturaleza; pero ahora ignorando muchas cosas menos. La sociedad del planeta Tierra, nos estamos conociendo a nosotros mismos como humanos, a partir de que vivimos en paz, pero a su vez con una gran competencia en lo económico, se van generando progresos. Asimismo, algo imprescindible: la justicia acompañada de sabiduría, debería ir progresando, para lograr una sociedad feliz y que el trabajo de cada uno sea algo positivo, tanto a la persona, como a la sociedad.

¿Luego que sigue? El espacio exterior. Actualmente tenemos una postura pacífica para con el espacio exterior (el cosmos). Sólo miramos, medimos, tomamos pequeñitas muestras, y ante lo desconocido: solo observar y/o apartarse. Esperemos que siempre siga así, y no repitamos errores, o si se avanza, el avance sea positivo para todos los seres. Todo esto que escribo, lo hago usando la lógica, dejando un poco de lado mis prejuicios incluso culturales. Trato de usar la lógica, siendo un espectador de la historia, deduciendo el siguiente paso a partir de los ya dados.

Ocurre lo siguiente: Si no nos unimos, sin perder nuestra identidad salvo aquello que perjudique a otros (*), no podemos progresar; si no hay progreso no hay para que todos podamos vivir. Si hay guerra, aún hay más hambre. Ni los ricos pueden vivir cómodos cuando existe en algún sector miseria. Todos tendemos a la belleza, es lo más hermoso que hay.

Pero, estamos en un momento de cambios. Centrémonos en la persona común y corriente; ya acá tenemos un problema: aún hay gente que ni siquiera sabe leer y escribir. Sólo hay una solución para que estemos todos bien: solidaridad bien encaminada, desde un individuo a una buena gestión de los gobiernos. Nos guste o no, no podemos desamparar a aquel que no tiene ni un techo para dormir, si nos van a cobrar impuestos para que él tenga un techo, hay que pagarlos; entre todos un poquito para que todos estemos mejor.

En relación a la naturaleza, vivimos en un ecosistema en el cual hay que cuidar a cada integrante que lo forma, desde un ser vivo hasta el porcentaje de átomos de distintas sustancias químicas. Como seres racionales, hay que cuidar a los otros, y no comerlos o dañarlos. Para esto también ayuda la tecnología. La tecnología influye en la cultura. Obviamente no hay que contaminar, hay que descontaminar. De esta forma al cuidar, respetar, amar a las personas, flora y fauna, cuidar la cultura y desarrollar buena tecnología; nos acercamos cada día más a la paz.

El progreso de una sociedad, depende de todos.

---------
(*) Por ejemplo; si en una cultura se mandaba hace dos mil años atrás: matar a los que cambiaban de fe. Se deja de matar a los que no creen igual, pero se sigue creyendo; obviando aquello que daña a otros “matar a los que cambiaban de fe”. Hace un par de cientos de años, y en algunos lados aún hace menos; en algunos países morían mucha gente, por cuestiones políticas, religiosas, por tener una filosofía distinta, etcétera, además de por los males que aún nos dañan, como ser el hambre y la miseria. Entonces, sacar lo que daña, es lo que se está dando mucho ahora; por ejemplo la pena de muerte, en la mayoría de los países ya no existe, ni hay persecuciones religiosas o casi no las hay.

http://leercadadiaalgo.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario